El linchamiento a la peruana, una respuesta la defectuosa administración de justicia en el país.


Hoy me he cuestionado un poco la providencia del término Linchamiento. Durante la guerra civil estadounidense o Guerra de Secesión, de 1861 a 1865, se calcula que más de 5,000 personas fueron ejecutadas en los Estados Unidos por turbas, sin que se llevara a efecto el debido proceso legal, es decir careciente de algún debido proceso o que por lo menos garantizara justicia.

En el estado de Virginia, un juez llamado Charles Lynch estaba a favor de la independencia de los Estados Unidos Americanos. En su celo por “hacer justicia”, Lynch puso en boga (moda) un método en contra de los leales a la corona británica, que consistió en acusarlos y ejecutarlos tumultuariamente, sin un debido proceso legal, justificándose bajo el argumento de una necesidad de guerra.

La “Ley de Lynch” no era otra que la de hacer justicia por mano propia, sin ninguna formalidad judicial, a quienes eran considerados contrarios a los independentistas. “Linchamiento” es el término que deriva de estos acontecimientos históricos y la Real Academia Española lo define como “Ejecutar sin proceso y tumultuariamente a un sospechoso o a un reo”.  Linchar en definitiva es “ejecutar”, sinónimo de “ajusticiar”, “dar muerte al reo”; lo que para merecer ese término debe ocurrir en forma tumultuaria y sin ningún proceso judicial. Es, sin duda, una acción radical fuera de la ley regular que, como es sabido, prohíbe la justicia por mano propia y otorga al reo el derecho al debido proceso.

En el contexto de la guerra civil norteamericana, es evidente que la “Ley de Lynch” surgió como una respuesta social ante la ausencia del Estado, por la debilidad de este para poder imponer la autoridad de los órganos de justicia o por la propia “necesidad de la guerra”.

En la actualidad los linchamientos en el contexto peruano tienden a ser como bien menciona Antonio Peña Jumpa ” justicia de mano propia”  es decir el empoderamiento popular para castigar lo que la costumbre indica es algo injusto.  Este mismo autor menciona una novación en esta forma de administrar justicia, la que  también es la Justicia Comunal. Siguiendo la experiencia de comunidades Aymaras de Puno,  afirmar Peña  que la Justicia Comunal consiste en un conjunto de sistemas de resolución de conflictos que ocurren en los ámbitos de la familia, de la comunidad, de la relación ente familia y comunidad y de la interrelación entre dos o más comunidades.

Se concluye que el linchamiento no es lo mejor, pues no es garantista. Pero es lo que hay debido a la debilidad del gobierno peruano, y surge como respuesta ante un órgano judicial lento en su administración de justicia y que en la mayoria de casos no cumple con administrar debidamente la justicia.

Fuentes:

La justicia popular y la justicia comunal como alternativas en el Perú